Herejías Históricas Relacionadas con la Naturaleza de Jesús

Print Friendly, PDF & Email

Historic Heresies Related to the Nature of Jesus

A lo largo de los siglos, los creyentes a veces han tenido dificultades para comprender la naturaleza de Dios y el gran misterio de Jesús. La Biblia describe a Jesús como poseedor de la naturaleza y el poder de Dios, y el Evangelio de Juan nos dice que Él existía antes de que el universo comenzara (Él era, de hecho, el creador del universo). Al mismo tiempo, la Biblia enseña que Jesús era completamente humano y murió en la cruz. Los esfuerzos para reconciliar la naturaleza humana y divina de Jesús han resultado en una serie de malas interpretaciones clásicas e históricas:

Estas antiguas herejías han sido revisadas por los creyentes a través de los siglos e incluso persisten en la era moderna. Click To Tweet

Adopcionismo (siglo II)
Esta herejía niega la preexistencia de Cristo y, por lo tanto, niega Su Deidad. Enseñó que Jesús era simplemente un hombre que fue probado por Dios y después de pasar la prueba recibió poderes sobrenaturales y fue adoptado como hijo (esto ocurrió en Su bautismo). Jesús fue recompensado por todo lo que hizo (y por su carácter perfecto) con su propia resurrección y adopción en la Deidad.

Líder (es) en la herejía: Teodoto de Bizancio

Corrector (es) de la herejía:  Víctor I (190-198 d.C.)

Docetismo (siglo II)
Esta herejía fue inventada a partir de la palabra griega “dokesis” que significa “parecer”. Enseñó que Jesús solo parecía tener un cuerpo y que no estaba verdaderamente encarnado. Los Docetistas  consideraban que la materia era intrínsecamente malvada y, por lo tanto, rechazaron la idea de que Dios realmente pudiera aparecer en forma corporal. Al negar que Jesús realmente tenía un cuerpo, también negaron que sufrió en la cruz y resucitó de entre los muertos.

Líder (es) en la Herejía: Atribuido a los gnósticos y promovido por el Evangelio de Pedro

Corrector (es) de la Herejía: Ignacio de Antioquía, Ireneo e Hipólito refutaron que fue condenado en el Concilio de Calcedonia en 451 d.C.

Apolinarismo (siglo IV)
Esta herejía negaba la verdadera y completa humanidad de Jesús, porque enseñaba que no tenía una mente humana, sino que tenía una mente que era completamente divina. La herejía disminuyó la naturaleza humana de Jesús para reconciliar la manera en que Jesús podía ser tanto Dios como hombre al mismo tiempo.

Líder (es) en la herejía: Apolinar el Joven (obispo de Laodicea en Siria), 360 d.C.

Corrector (es) de la Herejía: El Concilio de Constantinopla I en 381 d.C.

Arrianismo (siglo IV)
Esta herejía  enseñó que Jesús  era una “criatura” que fue “engendrada” del Padre. Solo Dios el Padre es “no engendrado”. Según esta visión, solo el Padre es verdaderamente Dios; Él era demasiado puro y perfecto para aparecer aquí en la tierra, por lo que creó al Hijo como su primera creación. El Hijo entonces creó el universo. Dios luego adoptó a Jesús como un hijo (porque, después de todo, se supone que Jesús y Dios no tienen la misma naturaleza en este punto de vista). Jesús fue adorado solo por su preeminencia como la primera creación.

Líder (es) en la Herejía: Arrio de Alejandría, Egipto (250-336 d.C.)

Corrector (es) de la Herejía: El Concilio de Nicea en 325 d.C. El Credo de Nicea fue escrito para responder a esta herejía.

Nestorianismo (siglo V)
Esta herejía enseñó que María solo dio a luz a la naturaleza humana de Jesús. El fundador de la herejía, Nestorio, ni siquiera quería que María fuera llamada “Madre de Dios”, sino que quería que se la llamara “Madre de Cristo”. En esencia, la herejía sostenía que Jesús era realmente dos personas separadas, y que solo el Jesús humano estaba en el vientre de María. Si eso era cierto, entonces Jesús no era Dios encarnado mientras estaba en el vientre.

Líder (es) en la Herejía: Nestorio de Antioquía (Obispo de Constantinopla en 428 d.C.)

Corrector (es) de la Herejía: El Concilio de Éfeso en 431 d.C.

Eutiquianismo [monofisismo] (Siglo V)
Esta herejía enseñó que la humanidad de Jesús fue absorbida por su divinidad. La herejía es de naturaleza monofisita, derivada de las palabras griegas “mono” (“uno”) y “physis” (“naturaleza”). En esencia, la herejía afirmaba que Jesús tenía una sola naturaleza (algo nuevo y diferente de la naturaleza Divina o humana que Dios y los humanos tienen, respectivamente). En cambio, esta herejía enseñó que Jesús poseía una tercera naturaleza única; una combinación o mezcla de lo humano y lo divino.

Líder (es) en la Herejía: Eutiquio de Constantinopla (380 – 456 d.C.)

Corrector (es) de la Herejía: El Cuarto Concilio Ecuménico en Calcedonia en 451 d.C. El Credo de Calcedonia aborda esta herejía.

Monotelitismo (siglo VII)
Esta herejía surgió en respuesta a la herejía de monofisismo (ver arriba), pero también enseñó algo rechazado por  las Escrituras. El nombre se deriva de una raíz griega que significa “una voluntad”. El monotelismo enseñó que Jesús tenía dos naturalezas, pero solo una voluntad. En lugar de tener dos voluntades cooperativas (una divina y una humana), Jesús tenía una “energía” Divina-humana.

Líder (es) en la Herejía: Patriarca Sergio I de Constantinopla (610 – 638 d.C.)

Corrector (es) de la Herejía: El Tercer Concilio de Constantinopla; el Sexto Concilio Ecuménico (680 – 681 d.C.)

Estas antiguas herejías han sido revisadas por los creyentes a través de los siglos e incluso persisten en la era moderna. Los unitarios, por ejemplo, han adoptado una visión de Jesús muy similar a las herejías del arrianismo. Cuanto más comprendamos estas clásicas herejías relacionadas a Jesús, mejor preparados estaremos para detectar falsificaciones cuando resurjan en nuestra cultura.

J. Warner Wallace es un detective de homicidio en casos fríos, Senior Fellow en el Colson Center for Christian Worldview, profesor adjunto de apologética en la Universidad de Biola, y autor de Cristianismo, Caso Resuelto and Fe Forense.

Más artículos en español AQUÍ. Traducción original AQUÍ. ¡Visita nuestro sitio web español AQUÍ!

Check Also

UPDATED: Are Young People Really Leaving Christianity?

(Updated on January 12th, 2019) Much has been written about both the Biblical illiteracy of teenage …