Investigando la Resurrección: ¿Fueron los Discípulos Engañados por un Impostor?

Print Friendly, PDF & Email

Imposter(Investigating Easter: Were the Disciples Fooled By An Impostor)

En mi calidad de ateo, la resurrección de Jesús me parecía absurda. Estaba dispuesto a aceptar la existencia histórica de Jesús de Nazaret, pero rechazaba las afirmaciones sobrenaturales de los Evangelios del Nuevo Testamento, especialmente la afirmación de que Jesús resucitó de los muertos. Cuando a la larga decidí investigar la resurrección, hice una lista de todas las explicaciones posibles para las afirmaciones de los discípulos. ¿Se equivocaron ellos en cuanto a la muerte de Jesús? ¿Mintieron ellos respecto a la resurrección? ¿Acaso sufrieron una alucinación? Examiné una serie de explicaciones, incluyendo la posibilidad de que un impostor engatusó a los discípulos y los convenció de que Jesús todavía estaba vivo. Si este fuera el caso, los discípulos tal vez sin saberlo habrían promovido una mentira.

En tanto que las teorías de un impostor pueden dar razón para las observaciones de los discípulos, ellas requieren un conjunto adicional de conspiradores (aparte de los apóstoles que fueron más tarde engañados) para lograr la tarea de robarse el cadáver. Muchos de mis colegas pasaron varios años investigando crímenes de fraude y falsificación antes de unirse al equipo de homicidios. Habían aprendido algo en cuanto a impostores exitosos. Mientras menos la víctima entiende del asunto o aspecto específico en el cual está siendo «engatusada», es más probable que el engañador tenga éxito. Las víctimas a menudo son engañadas y les defraudan dinero porque tienen muy poco o nada de destreza en el aspecto en el cual opera el impostor. El perpetrador puede usar vocabulario sofisticado, y hacer afirmaciones que están fuera del conocimiento de la víctima. El pillo suena legítimo, primordialmente porque la víctima en realidad no sabe lo que es verdaderamente legítimo. Cuando la víctima seleccionada sabe más sobre el tema que el individuo que está intentando el fraude, las probabilidades son que el perpetrador fracasará en su esfuerzo por engañar a la víctima. Por esta razón, la propuesta de que un engañador diestro del primer siglo engañó a los discípulos parece irrazonable. Hay muchas cuestiones con tal teoría:

  1. El impostor tendría que haber estado familiarizado lo suficiente con las peculiaridades y afirmaciones de Jesús para convencer a los discípulos. Los discípulos sabían el tema del farsante mejor que cualquiera que tratara de engatusarlos.
  2. Muchos de los discípulos eran escépticos y no exhibieron nada de la ingenuidad necesaria que se hubiera requerido para que el artista diestro tuviera éxito. Tomás, por ejemplo, fue abiertamente escéptico desde el principio.
  3. ¿Quién hubiera tratado de empezar un movimiento religioso mundial si no uno de los esperanzados discípulos? Esta teoría requiere de alguien que estuviera motivado para fingir ser Jesús y que no fuera uno de los mismos discípulos.
  4. Esta explicación tampoco da razón de la tumba vacía o del cuerpo faltante de Jesús.
  5. El imitador necesitaría poseer poderes milagrosos; los discípulos informaron que Jesús resucitado se apareció milagrosamente (Lucas 24:36). Realizó muchos milagros y «pruebas convincentes» (Juan 21:6; Hechos 1:3), y ascendió milagrosamente al cielo (Lucas 24:51; Hechos 1:9).
La teoría del impostor simplemente no es razonable. La verdad de los relatos de los Evangelios y la resurrección de Jesús sigue siendo la inferencia más razonable de la evidencia. Click To Tweet

Al examinar las explicaciones no cristianas, «naturalistas», de la resurrección, hallé que cada una es deficiente de manera crítica. Las teorías del impostor, por ejemplo, son especialmente difíciles de reconciliar con la conducta de Jesús posterior a su resurrección. Si un impostor fingió ser Jesús después de la crucifixión, tendría que haber sido capaz de realizar los milagros posteriores a la resurrección que se informan en los Evangelios. Si un impostor fingió ser Jesús antes de la crucifixión, los milagros posteriores a la resurrección presentarían un acertijo. Si, después de la crucifixión, Jesús tenía el poder de aparecerse milagrosamente, realizar milagros milagrosamente y ascender milagrosamente al cielo, ¿por qué no habría sido capaz de resucitar milagrosamente? La teoría del impostor simplemente no es razonable. La verdad de los relatos de los Evangelios y la resurrección de Jesús sigue siendo la inferencia más razonable de la evidencia. Este breve repaso de los asuntos relativos a la resurrección se toma de mi libro Cristianismo: Caso Resuelto. Para más información, refiérase al capítulo 2: Aprenda cómo inferir. Una evaluación completa de la evidencia para la resurrección también se puede obtener en un breve tratado accesible titulado ALIVE.

J. Warner Wallace es un detective de homicidio en casos fríos, Senior Fellow en el Colson Center for Christian Worldview, profesor adjunto de apologética en la Universidad de Biola, y autor de Cristianismo, Caso Resuelto and Fe Forense.

Cuando Wallace aplicó sus habilidades como perito detective a las afirmaciones del Nuevo Testamento, llegó a una comprensión sorprendente: el caso por el cristianismo fue tan convincente como cualquier caso con el cual él jamás había trabajado como detective. El libro Cristianismo: Caso Resulto ofrece una apologética única que habla del interés intenso de los lectores en las historias de detectives. El Cristianismo: Case Resuelto inspira a los lectores a tener confianza en Cristo mientras los prepara para articular el caso para el cristianismo.

Más artículos en español AQUÍ. ¡Visita nuestro sitio web español AQUÍ!

Check Also

¿Cómo Podemos Saber si un Testigo Dice la Verdad?

How Can Be Sure A Witness Is Telling the Truth? Los Evangelios son declaraciones de …